La abstinencia de cocaína y sus síntomas

fardos de cocaina incautados

El síndrome de abstinencia de la cocaína es un conjunto de alteraciones físicas y psíquicas que afectan al cuerpo y la mente. Cuando una persona dejar de consumir cocaína, su cuerpo y mente entran en un estado de necesidad de dicha droga. Eso hace que los efectos de la cocaína se acentúen y que la abstinencia sea una mezcla de dolores de cabeza, cambios de humor y necesidad alta de consumir, llegando a alterar el cuerpo humano de una forma irreconocible y haciendo daño a la mente humana. Cuando una persona se enfrenta al síndrome de abstinencia debe estar vigilada y apoyada en todo momento, pues necesitará asistencia casi seguramente al 100%.

La abstinencia de cocaína no tiene por qué aparecer sólo cuando se deja de tomarla completamente. También puede estar presente cuando se reduce el consumo.

La cocaína produce una sensación de gozo extremo al hacer que el cerebro libere mayores cantidades de lo normal de algunos bioquímicos. Sin embargo, los efectos de la cocaína en otras partes del cuerpo pueden ser muy graves e incluso mortales.

La cocaína altera el cuerpo y la mente y te crea un estado de éxtasis muy por encima de la media normal, eso hace que el cerebro, la sangre y los órganos deban trabajar más; y más deprisa. Al acabarse su efecto, el cuerpo sufre un bajón repentino que induce a querer consumir más. Si no se consume, se puede llegar a tener desde cambios de humor a paranoia.

Principales síntomas de la abstinencia de la cocaína

–          Hambre

–          Dolores musculares

–          Pesadillas

–          Cansancio

–          Cambios de humor

–          Pesimismo, desánimo e irritabilidad

La abstinencia produce deseos intensos de consumo. Este deseo va desapareciendo con el tiempo, aunque es recomendable no dejar de estar nunca alerta si un familiar o amigo está en este periodo, que puede durar desde 2 semanas hasta 6 meses o incluso 1 año.

El síndrome de abstinencia puede ser incluso peor que los efectos que la cocaína provoca, pero es algo necesario por un bien mayor, lograr que el cuerpo limpie completamente dicha substancia y conseguir un cuerpo y una mente liberados de dicha droga.

Escribe el primer comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.


*